Todo Sobre Mi Mac


Sácale el mayor provecho a tu Mac

Sobre el iPad Mini

En las últimas semanas ha estado apareciendo el iPad mini en algunos países hispanohablantes. Esta semana llegó a Colombia el aparato que Apple lanzó al mercado hace varias semanas. El hermanito menor del “veterano” iPad. He estado pensando bastante en lo que significa la llegada de este nuevo miembro de la familia iOS. Mucho se ha hablado de que el precio no es tan bajo como el de otras tabletas de la competencia, más específicamente el Nexus 7 y el Kindle Fire HD. También he leído comentarios en contra de la pantalla, que no está al nivel de otras.

Hablemos primero del precio y las características técnicas: Es básicamente un iPad 2 reducido ampliamente en tamaño y peso; pero con mejoras en la calidad de las cámaras y la pantalla. Aunque la pantalla del mini tiene la misma cantidad de pixeles que el iPad 2, al ser ésta más pequeña en el mini la concentración de pixeles por centímetro cuadrado es más alta y, por ende, la resolución es mejor, sin llegar al nivel de las pantallas Retina.

Aunque muchos se desilusionaron por el hecho de que el iPad mini no vino con pantalla Retina, yo no me sorprendí, pues tuve en cuenta que hasta el momento ningún dispositivo de iOS ha debutado con la formidable calidad de las pantallas Retina. Adicionalmente recordé los sacrificios que hicieron para llevar la pantalla Retina al iPad 3 (y 4): más grueso y más pesado. Algo que hasta la fecha no se podía decir de la nueva generación de ninguno de los aparatos que vienen de Cupertino.

Si Apple quería hacer un iPad mini que fuera ultra liviano e increíblemente delgado, no me sorprende que no haya venido con la pantalla Retina, que requiere un procesador más potente y una batería más grande para poder aguantar las mismas 10 horas de trabajo continuo. De hecho, creo que sería una gran proeza de ingeniería si lograran ponerle una pantalla Retina a la siguiente generación del iPad mini conservando (o reduciendo) su peso y grosor. Y manteniendo el precio.

Apple pide USD$330 por la versión básica del iPad mini. Algunas personas esperaban que el apartico costara unos USD$200, más cercano al precio del Nexus 7 y el Kindle Fire HD, también en sus configuraciones básicas. No puedo negar que me hubiera gustado ver el iPad mini a ese precio, pero debo recordar que tanto Google como Amazon no se dedican a ganar dinero vendiendo hardware, sino productos y servicios que esperan que la gente consuma a través de sus dispositivos. De hecho, es posible que ellos vendan su hardware al costo, o incluso a pérdida, con la esperanza de generar más ganancias a largo plazo cuando sus clientes empiecen a usar sus tabletas.

Por otro lado, Apple es una compañía principalmente de hardware, entonces me parece más razonable comparar el precio del iPad mini con el del iPad tradicional, que empieza en USD$399 por el iPad 2 (2011) y en USD$499 por el nuevo iPad 4 (2012). Como dije al principio, el iPad mini es básicamente un iPad 2 más pequeño y con mejores cámaras; pero agrego: más barato. Resulta una excelente posibilidad para muchos que están interesados en comprar un nuevo iPad y no quieren despedirse de USD$500 en el proceso. Me incluyo.

El iPad mini es un excelente aparato en un tamaño ideal para llevar a la oficina, tomar notas, ver un video en el tren y leer un libro en la cama. Las funciones realizadas resultan muy cómodas a pesar de que su pantalla no cuenta con la misma amplitud del iPad 4. Es especialmente cómodo de cargar por un largo rato, cosa que se puede volver pesada con el iPad tradicional. En definitiva, mi opinión es que el iPad mini es lo que Apple quiso hacer desde el principio, pero que por dificultades tecnológicas, logísticas y económicas no era factible hace 3 años cuando lanzaron el iPad, pero que ahora se ha convertido en una realidad alcanzable. No me sorprendería para nada que el iPad mini se convierta en el iPad más popular, dejando el iPad tradicional de 10 pulgadas como la versión “profesional” de la línea.